La Finca

 

Este complejo rural se encuentra en El Aguilojo, una finca de siete hectáreas situada en el Barranco de las Cinco Villas, en un cruce de caminos entre los pueblos de Mombeltrán, Santa Cruz Del Valle y San Esteban Del Valle. Enclavada entre montañas y rodeada de fresnos, castaños, pinos y olivos, la propiedad se caracteriza por la tranquilidad y la posibilidad de disfrutar de la naturaleza desde la misma puerta de la casa. Una vivienda única en los alrededores, tanto por su construcción como, sobre todo, por el entorno del que disfruta.

La Casa Principal, de construcción tradicional –con piedras de granito, ventanas de madera de castaño y tejado de pizarra–, se ha decorado de manera moderna y cómoda y se integra perfectamente en el Prado sobre el que se asienta.

Está dividida en dos plantas independientes:

– La planta superior, destinada a albergue rural, cuenta con dos baños, zona de estar y comedor y tiene capacidad para 24 personas. Está habilitada con todo tipo de comodidades, con bomba de frío/calor para asegurar una estancia cómoda.

– La casa rural, en la planta baja, tiene capacidad para ocho personas. Cuenta con cocina totalmente equipada, comedor independiente, cuatro habitaciones –todas con su propio baño–, salón con biblioteca y Smart TV y un mirador con vistas al Prado, al olivar y a la villa de Mombeltrán. Además, dispone de un mueble bar en el que al abrir las puertas encontramos todo lo necesario para tomar una copa de buen vino o unas copas premium. Dispone también de instalación de calefacción y agua de caldera de gasoil.

En el exterior, nuestra casa cuenta con un amplio jardín perfectamente cuidado al que dan sombra dos grandes fresnos, con mesas de piedra y asientos habilitados, en el que el murmullo del agua del río que circunda la finca es el perfecto compañero para los amantes de la naturaleza y el relax. En el lado opuesto, están la piscina y una terraza mirador equipadas con el mobiliario necesario para que nuestros huéspedes puedan refrescarse en verano y disfrutar de las vistas durante todo el año. El complejo también cuenta con un cenador con cuatro mesas con bancos de madera.

Cerca, coronando la parcela vallada en la que están las viviendas, un camino de cipreses conduce a la Ermita de La Soledad Del Valle. Una edificación sencilla, con altar de granito, bancos de madera y ambiente recogido que resulta perfecta para celebraciones íntimas y familiares. Así, nuestro complejo reúne unas condiciones excepcionales para la celebración de eventos como bautizos, comuniones, bodas o cualquier celebración familiar o en grupo, donde los invitados podrán disfrutar de las vistas al Puerto del Pico y El Torozo y del frescor de las tardes abulenses.

El Aguilojo tiene su propio huerto ecológico en el que los visitantes podrán comprar verduras y frutas bio si lo desean así como aceite virgen extra de nuestro olivar. También existe la opción de servir catering (comidas y cenas) bajo pedido.

El agua de las albercas, como la que da servicio a la casa o a la piscina, proviene de dos manantiales que dan nombre al paraje: Los Chorros.